Objetivo Bedous, meta actual de las vías del Canfranero - Enjoy Zaragoza
close

Objetivo Bedous, meta actual de las vías del Canfranero

bedous-et-vallon-300-dpi

Ubicado en la región de Bearn y a un paso de la frontera del Somport, el pueblo francés de Bedous cuenta con diferentes encantos y puntos de interés

El Canfranero va a tomar un carácter turístico en los próximos meses, lo que atraerá a numerosos turistas

Texto de Armando Cerra – Imagen principal: Web Oficial Pyrénées Béarnaises

Visitamos el pueblo francés de Bedous, en la región de Bearn y a un paso de la frontera del Somport. Precisamente la población de Francia hasta la que próximamente ha de llegar el trayecto ferroviario desde Canfranc Estación

Recientemente se ha informado que el canfranero va a tomar un carácter turístico en los próximos meses, dando la posibilidad de hacer varias veces al día el trayecto de Sabiñánigo a Canfranc, y viceversa. Sin duda es una buena noticia y desde luego que serán muchos los turistas que hagan este hermoso recorrido. 

Pero no hay que olvidar que esta línea de tren se concibió desde sus orígenes como un trayecto internacional. Desde que se abrió en 1928, se firmó un tratado entre España y Francia para que ambos países quedaran unidos por estas vías que atraviesan los valles del río Aragón a un lado de la frontera y del Aspe al otro. 

Tanto es así que incluso desde que se cerró la línea ferroviaria internacional en 1970 tras un descarrilamiento en el lado francés, se ha mantenido la conexión diaria mediante un autobús que viaja en ambas direcciones desde Canfranc hasta el punto francés más cercano con línea de tren. Durante muchos años ese bus iba a Oloron Sainte Marie donde el tren viaja a la estación de Pau, desde la que hay conexiones hasta ciudades como Burdeos, Toulouse e incluso París en TGV.

Sin embargo, hace un tiempo que se recuperó la conexión ferroviaria entre Oloron Sainte Marie y Bedous, situada más próxima a la frontera. Y por eso, a día de hoy, ese autobús viaja todos los días entre Canfranc Estación y Bedous. Pero es de desear que en un futuro cercano ya sea el tren internacional el que una ambos lugares. Es decir, que se haya restablecido el tráfico ferroviario a través del túnel del Somport.

Mientras tanto, ya que en la actualidad los treinta y tanto kilómetros que separan Canfranc y Bedous sólo son salvables por carretera, os vamos a contar lo que os aguarda en ese bello recorrido por el corazón de los Pirineos.

Lo primero que debéis saber es que el actual túnel de carretera del Somport va a una altura algo mayor que el ferroviario, pero ambos tiene una longitud similar y aparecen más o menos en el mismo paraje: Forges d’Abel, donde todavía se ve la entrada a dicho túnel del tren, así como la vieja estación.

De hecho, las estaciones del tren internacional se conservan en otras localidades del recorrido. Por ejemplo en Urdos, ya que desde ahí se entra al camping de la localidad. O en Etsaut, donde se ha transformado en espacio expositivo del Parque Nacional de los Pirineos. Por cierto, antes de llegar a Etsaut se hallan dos lugares interesantes. Por un lado, el Fort de Portalet, que vendría a ser una defensa francesa al igual que lo era el fuerte de Coll de Ladrones sobre Canfranc. Y por otro, la escalofriante excursión del Chemin de la Mature excavado en la dura roca de la montaña.

También en el siguiente pueblo de Cette Eygun se conserva la antigua estación del Canfranero y ya estamos muy cerca de Bedous. Solo queda atravesar la gran planicie de Accous para llegar a nuestro destino: Bedous. No se trata de una localidad especialmente grande, ni mucho menos. Pero sí que tiene sus puntos de interés.

Posiblemente lo más valioso sean los restos de su ermita románica de San Saturnino, un templo vinculado con la Ruta Jacobea, ya que por aquí pasaban y se refugiaban los peregrinos que iban a Compostela atravesando el Somport y lugares que os suenan como la Catedral de Jaca o el monasterio de San Juan de la Peña. Hoy en día, la ermita de Bedous está muy cambiada ya que ha sufrido incendios y también durante un tiempo fue un simple pajar.

Pero aún así ha corrido mejor suerte que el Hospital de Saint Jean de Laxe, también de origen medieval, pero que tras un incendio fue arrastrado por una fuerte crecida de las aguas de la Gave d’Aspe. De hecho, no se conserva nada de él, ni siquiera su ubicación precisa. Solo el recuerdo.

También queda el recuerdo y la casa solariega de Pierre Laclede, sin duda el personaje más ilustre nacido en Bedous. Y es que este personaje del siglo XVIII nació en los Pirineos, pero pronto mostró su carácter aventurero. Tanto que cruzó el Atlántico y llegó a los Estados Unidos, donde fue el fundador de la ciudad de San Luis, el santo francés por excelencia.

En definitiva, que mientras se restablece el tráfico ferroviario entre Francia y España por el túnel de Canfranc, ¿por qué no hacer una excursión por el valle de Aspe para llegar a Bedous?

También te puede interesar: