Una escapada a La Fresneda, el secreto del Matarraña - Enjoy Zaragoza
close

Una escapada a La Fresneda, el secreto del Matarraña

La-Fresneda-1 (1)

Visitamos La Fresneda, una de las joyas del Matarraña que, aunque no tenga el renombre de otras localidades cercanas, es uno de sus pueblos más bellos

Este pueblo turolense nos hace sentir en un viaje en el tiempo por su aspecto, a pesar de que se han realizado varias reconstrucciones

Texto de Armando Cerra – Imágenes de Turismo de Aragón

A estas alturas todos tenemos muy claro que la Comarca del Matarraña es uno de los principales destinos del turismo en Aragón, más concretamente de la provincia de Teruel. De sus muchos encantos ya os hemos hablado en otras ocasiones. Os hemos descrito la monumentalidad de pueblos como Valderrobres o Calaceite, así como hemos recorrido las pasarelas del Parrisal de Beceite o hemos dado pedales sobre la vía verde Val de Zafán a su paso por la comarca. 

Pues bien, hoy nos toca descubriros uno de los pueblos más bellos del conjunto. Quizás no tenga el renombre de otras localidades cercanas, pero sin duda La Fresneda es una de esas joyas que hacen del Matarraña un lugar distinto. 

Cuándo visitéis La Fresneda os va a dar la sensación de que el tiempo se ha detenido, y eso que este lugar ha cambiado mucho con el paso de los siglos. De hecho, os parecerá hacer un viaje a tiempos remotos, pero en cambio el aspecto de la población actual es fruto de varias reconstrucciones, primero tras la devastación que sufrió con las guerras Carlistas y después con la Guerra Civil.

No obstante, cuando se pasea hoy por sus calles, parece que nada de eso pudo ocurrir aquí. Todo simula ser un escenario de película, tanto es así, que realmente ha sido plató de cine, por ejemplo para el film Libertarias que hace unos años rodó aquí Vicente Aranda con un elenco artístico que incluía a figuras como Victoria Abril, Ana Belén o Miguel Bosé.

¿No os entran ganas de visitarlo? Pues para todos aquellos que os animéis aquí van unas cuantas pinceladas de lo que ahí os espera.

Para empezar os recomendamos acercaros a dos elementos situados a las afueras del núcleo urbano. Uno es la ermita de Santa Bárbara y otro es el viejo castillo. Ambos lugares ubicados en alto os proporcionaran unas vistas estupendas del corazón de la Comarca del Matarraña con su sucesión de suaves colinas, bosquetes de vegetación mediterránea y los olivares donde se cultiva la materia prima para el aceite con Denominación de Origen del Bajo Aragón.

Y también desde esos dos miradores dispondréis de una panorámica de conjunto del casco urbano de La Fresneda, al cual nos habéis de dirigir sin más dilación. Prepararos porque hay mucho que ver en La Fresneda.

Empezamos por su iglesia parroquial de Santa María la Mayor. Un templo imponente de origen medieval, pero que hoy tiene un porte propio de sus ampliaciones y reformas en tiempos del Renacimiento y del Barroco. Su exterior es como decimos rotundo y monumental, pero si tenéis ocasión entrar a sus naves interiores y buscad la cúpula que cubre el crucero. Ahí os sorprenderán las pinturas al fresco que decoran sus techos.

Otro de los grandes hitos constructivos de la Fresneda es su Casa Consistorial de estilo a caballo entre la arquitectura gótica y la renacentista. Una maravilla del siglo XVI que hasta se eligió como representante de la zona para las recreaciones que se hicieron en el Pueblo Español de Barcelona.

Por cierto, en el Ayuntamiento de La Fresneda se encontraba un espacio dedicado a prisión, algo muy habitual en la comarca. Tanto que os recomendamos hacer la ruta de las Cárceles del Matarraña que pasa por diversas localidades de este territorio.

Como no podía ser de otro modo, esta Casa Consistorial se ubica en el corazón de La Fresneda. Es decir, su plaza Mayor. Un espacio de planta triangular repleto de casonas históricas y soportales. Un lugar de visita imprescindible y en el que haréis numerosas fotos. Por ejemplo, al Portal Arco de Xifré o a la atractiva calle Mayor que parte de la misma plaza.

No acaban aquí los lugares monumentales a visitar. También es necesario llegarse hasta la plaza del Pilar y visitar ahí la capilla homónima. La Capilla del Pilar es plenamente barroca y es una de las joyas más delicadas de todo el patrimonio de La Fresneda, tanto por fuera gracias a su peculiar fachada retablo como por su interior desbordante de decoración.

Y precisamente a un paso de la Capilla del Pilar se levanta el Palacio de la Encomienda, donde antaño residía el comendador de la orden de los Calatravos, tan poderosa en estas tierras, como se ve en este palacio renacentista o en el cercano Castillo de los Calatravos de Alcañiz.

Además no muy lejos de la Casa del Comendador se levanta otro de los edificios de mayor prestancia del conjunto de La Fresneda. En este caso, un antiguo convento de frailes Mínimos del siglo XVI. Una construcción religiosa pero que hoy en día está reconvertida en cómodo hotel. Una muestra más de la fabulosa hostelería de primer nivel que se ofrece diseminada por la comarca del Matarraña, plasmando bien a las claras que esta zona de Teruel es uno de los referentes del turismo en Aragón.

PUEBLOS DE TERUEL

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.