El menú a cuatro manos más esperado de los dos chefs revelación finalistas de Madrid Fusión 2024 llega al restaurante Ansils - Enjoy Zaragoza
close

El menú a cuatro manos más esperado de los dos chefs revelación finalistas de Madrid Fusión 2024 llega al restaurante Ansils

El restaurante Ansils y su chef, Iris Jordán, acogieron al restaurante Bakea y a Alatz Bilbao, su chef, para preparar un menú degustación de lujo

Los restaurantes BakeaAnsils compartieron espacio gastronómico por primera vez el pasado jueves. Una única jornada, en la que los platos de sus respectivos chefs, Alatz Bilbao (Bakea) e Iris Jordán (Ansils), se intercalaban creando un maridaje de lujo en un menú degustación.

La relación de Iris y Alatz comienza al compartir premio en la última edición de Chef Revelación, en Madrid Fusión 2024. Es la primera vez que esto sucede y la circunstancia y el buen ambiente de colaboración generó esta cita: un evento para desempatar esa votación.

Lejos de lograr una victoria clara, Jordán y Bilbao volvieron a demostrar que merecen estar en el mismo escalafón, a la misma altura. Consideran ambos restaurantes que la coincidencia en la forma de trabajo y la visión de la nueva gastronomía en el mundo rural hace que el hermanamiento de estos proyectos culinarios sea muy sólido.

Jornada gastronómica

La jornada comenzó con un primer vermú, a cargo de Lollipop, donde se compartieron diferentes bebidas caseras. El restaurante Ansils sirvió aquí la mejor tapa de España, ganadora también en el mismo certamen de Madrid Fusión.

Seguidamente los dos restaurantes cocinaron un menú conjunto donde cada uno de ellos aplicó su personal mirada a la gastronomía.

Un momento clave para entender el concepto del restaurante Bakea ocurrió cuando, de forma inesperada, las luces se apagaron y el sonido del taller de Alatz fue el protagonista. Pequeños trapos de grasa y fuertes martillazos presentaron el plato estrella del restaurante bilbaíno.

La sesión continuó con una sobremesa y coloquio, de nuevo con el grupo Lollipop. La jornada la cerró con la actuación del grupo Rosin de Palo, poniendo la banda sonora a una iniciativa de colaboración y celebración que pudieron disfrutar todos los asistentes.

Un menú a cuatro manos en el corazón del Pirineo de Huesca que se ha convertido en un evento gastronómico de altura. 

“El poder compartir la hostelería, el entorno y nuestros puntos de vista, además del evento ha sido una reunión de amigos que somos emprendedores y disfrutamos trabajando y pudiendo llevar nuestros proyectos de la forma que queremos”, nos cuenta Iris Jordan.

Por su parte, Alatz Bilbao destaca que “para nosotros ha sido materializar ese abrazo de manera gastronómica, afianzando más nuestra relación, dándonos a conocer en el valle y porque no plantear futuros nuevos encuentros en los que poder seguir disfrutando e impulsando la gastronomía joven”.

También te puede interesar: