Valdespartera: una ecociudad situada en el antiguo acuartelamiento de Zaragoza - Enjoy Zaragoza
close

Valdespartera: una ecociudad situada en el antiguo acuartelamiento de Zaragoza

REF 1

¿Sabes de dónde proviene el nombre del barrio Valdespartera?

El barrio Valdespartera surge como una necesidad de expansión de la ciudad para dotar a Zaragoza de viviendas siguiendo los criterios de desarrollo sostenible que comenzaban a surgir en esos años. Por estos motivos, se realiza un proyecto de urbanización del sector 89/4 en el que se desarrolla el Plan Parcial aprobado en 2002. El nombre del barrio proviene de la situación de los terrenos de este sector, ya que era donde se encontraba el antiguo Acuartelamiento de Valdespartera, al sur de la ciudad, al que pertenecían las 243 hectáreas de suelo por las que está formado actualmente el barrio.

Es en el año 2001, cuando se realiza un convenio entre el Ayuntamiento de Zaragoza y el Ministerio de Defensa para la urbanización de estos terrenos en donde se construirían 9.687 viviendas, destinando el 97% de las mismas a vivienda de protección oficial y desarrollando el proyecto de urbanización en tres fases de ejecución. De está manera, se convertiría el barrio de Valdespartera en la mayor actuación de vivienda de protección pública construida bajo estos criterios bioclimáticos dentro del Plan Nacional de Vivienda 2002-2005 y formaría parte del proyecto Renaissance en Zaragoza.

Plano de fases

Se consideró como una Ecociudad ya que respondía completamente a los criterios de desarrollo sostenible tales como: viviendas de coste accesible, un urbanismo integrador destinado a personas de diversos sectores sociales, el uso y planteamiento de equipamientos tanto lúdicos, como deportivos y culturales. Todo esto, apoyado por una arquitectura bioclimática que utilice energías alternativas.

Por estos motivos y por su situación geográfica, desde un primer momento, se entendió que el desarrollo de este barrio era una oportunidad única de extensión de la ciudad, para incorporarse al tejido existente y completar la ordenación urbana de Zaragoza, ya que lindaba con el eje histórico norte-sur en donde se encuentran los principales ensanches de principios del siglo XX.

Infografía barrio Valdespartera

La estructura viaria del barrio quedó configurada por la Avenida del Séptimo Arte (Norte-Sur) y la Avenida Casablanca (Este-Oeste), que organizan el terreno en cuatro cuadrantes de malla ortogonal. Dentro de esta estructura viaria, es importante destacar el gran papel que tiene el diseño del carril bici, optando por una alternativa sostenible al automóvil, dando lugar también a calles de tráfico compartido entre coches, peatones y ciclistas con zonas de estancias y juegos. En la línea del transporte sostenible, no debemos olvidar el papel fundamental e integrador que ha jugado la estructura viaria del tranvía que permite conectar el barrio con el centro a lo largo del eje vertebrador de la ciudad.

Calle de tráfico compartido

Este Plan Parcial se articuló conforme a los principios de la arquitectura bioclimática, siguiendo tres estrategias.

Por un lado, la ordenación urbanística, que favorece desde el punto de partida la aplicación óptima de los criterios para un aprovechamiento bioclimático, desde la orientación de los edificios, que favorece la captación solar hasta la colocación de pantallas como barreras al cierzo. También, el uso de vegetación con especies autóctonas y de hoja caduca que permiten la sombra en verano y el asoleamiento en invierno, así como la búsqueda de microclimas puntuales en espacios privados.

Xerojardinería en espacios públicos

Por otro lado, un diseño arquitectónico que permite combatir las condiciones climatológicas en cada época del año. Algunos ejemplos de estos sistemas son cubiertas de los bloques de viviendas, que son planas para la colocación eficaz de paneles solares. También en las fachadas, que se tratan de diversas maneras según la orientación, permitiendo la ventilación cruzada de las viviendas año, para conseguir un confort térmico adecuado. Algunos ejemplos de estos sistemas se pueden ver en los dobles acristalamientos a oeste, así como las galerías acristaladas a sur para favorecer la absorción calórica y conseguir un efecto invernadero en invierno.

Fachadas acristaladas a sur

La última estrategia está relacionada con el sistema constructivo de las viviendas, con materiales de gran inercia térmica y el uso elevado de aislamiento, así como materiales sostenibles siempre que fuese posible.

Por otro lado, se implantó una Red de Control integrada para conocer el comportamiento real del barrio y los beneficios obtenidos gracias a la aplicación de las medidas bioclimáticas utilizadas. Gracias a esta red de telemando se puede controlar desde la recogida neumática de residuos, que es el primero que se ha instalado en la comunidad autónoma de Aragón, hasta la red de saneamiento que se resuelve mediante una red separativa de aguas pluviales y residuales, y la red de abastecimiento, entre otras.

Centro de Interpretación de Urbanismo Sostenible

Por estos motivos, el desarrollo urbanístico de este barrio con tanta repercusión en su día forma parte de un punto de inflexión en el urbanismo y la arquitectura sostenible de la ciudad que pretendió ser el inicio de futuros nuevos barrios y rehabilitaciones siguiendo estos criterios bioclimáticos.

Lo cierto es que, a día de hoy, se puede observar como muchos de sus equipamientos iniciales, sobre todo los globales, se quedaron en oportunidades perdidas con la llegada de las sucesivas crisis y recesiones. Su campo comercial es todavía deficiente y demasiado polarizado donde se pueden observar amplias zonas sin ningún tipo de actividad. Sin embargo, el barrio tiene cada día una mayor identidad. Los arboles crecen año a año, el interés de los núcleos familiares tanto jóvenes como mayores están tomando posesión de sus ventajas y se siente un fuerte espíritu de barrio que es muy difícil de conseguir. Tanto es así que la venta de los pisos ha subido en más de un 50% durante los últimos 5 años.

Vista aérea del barrio Valdespartera

Pese a sus críticas iniciales en el sector de la arquitectura como barrio inhumano o fuera de escala para el habitante es cierto que, el tiempo esta mostrando como la cercanía que ofrecen otras zonas de la ciudad como el casco urbano, se suplen con una mayor aproximación a la naturaleza entre otras ventajas. Valdespartera es sin duda una actuación urbanística en crecimiento a la que todavía le queda el poso de la madurez. Será interesante ver como evoluciona y si consigue terminar de explotar y convertirse en la joven micro ciudad que estaba llamada a ser. 

AUTORES: Alejandro Lezcano Maestre y María Callejero Blasco (CRONOTOPOS ARQUITECTURA)

AQUÍ TODO NUESTRO CONTENIDO SOBRE BARRIOS DE ZARAGOZA

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.