Conoce todos los detalles de la historia de San Braulio - Enjoy Zaragoza
close

San Braulio, el obispo de Zaragoza que llegó a convertirse en uno de los personajes más influyentes de Hispania en el siglo VII

br

San Braulio creó junto a Isidoro de Sevilla una enciclopedia para reunir todo el conocimiento de la Antigüedad antes de que se perdiese

La semana pasada os hablábamos de “40 ilustres de Aragón“, la nueva página web que ha elaborado el Gobierno de Aragón. Se trata de un sitio online que conmemora el 40 aniversario del Estatuto de Autonomía aragonés y, por ello, han dedicado cuarenta posts a los personajes más ilustres de nuestra comunidad autónoma. Por este motivo, vamos a hablaros sobre todos ellos basándonos en su información. Hoy será el turno de San Braulio.

Empezar hablando de este segundo ilustre es un poco complicado. No se conoce ni dónde nació ni cuándo. Hay diferentes versiones en cuanto a su nacimiento. Unos hablan de que fue en la localidad de Osma, cerca de Soria, donde estuvo destinado su padre. Otros, en cambio, optan porque nació en tierras catalanas. Y, por último, otros se quedan con la capital aragonesa.

De cualquier forma, San Braulio pasó sus mejores años como obispo de Zaragoza. De hecho, llegó a convertirse en uno de los personajes más influyentes de la Hispania del siglo VII. Esto se produjo cuando eran los visigodos quienes habitaban la Península Ibérica. En las ciudades de su reino, tenían el control militar y político, mientras que eran los obispos los que tenían las funciones administrativas, judiciales, culturales, educativas…

Esto supuso que casi todos los dirigentes eclesiásticos procedían de la aristocracia hispanorromana, lo que formaba dinastías. Esto es lo que pasó con la familia de San Braulio. Su padre fue obispo de Osma, uno de sus hermanos fue obispo de Zaragoza con anterioridad a él, otro de sus hermanos fue abad del monasterio riojano de San Millán y su hermana fue abadesa de un convento femenino.

Tras el trabajo realizado en la Zaragoza de la época, fue nombrado obispo de la ciudad en el 631. Tal fue su poder que se opuso al Papa Honorio I a castigar a los judíos que no se convirtiesen al cristianismo. Sin duda, todo un ejemplo de principios. Pero esto no quedó ahí. También fue la mano derecha de dos monarcas: Chindasvinto y Recesvinto. Sus nombres no son nada sencillos, al igual que no lo era la vida de la época. Y es que San Braulio ayudó a dar estabilidad cada vez que se producían conflictos para nombrar a un nuevo rey. Su prestigio le llevó a que el monarca Recesvinto le pidiera la corrección del Liber ludiciorum, un conjunto de leyes que, a partir de ese momento, empezaron a aplicarse de la misma manera a visigodos y a hispanorromanos.

Braulio creó una escuela catedralicia para formar a jóvenes y reunió una gran biblioteca con grandes obras clásicas. Además, convenció a su maestro Isidoro de Sevilla para crear una enciclopedia y reunir todo el conocimiento de la Antigüedad antes de que se perdiese. La obra se llamó Etimologías y fue clave en el desarrollo cultural de Europa durante la Edad Media. Para dar continuidad a su legado, formó a dos discípulos: por un lado, Tajón, que fue su sucesor; por otro lado, Eugenio, que se convirtió en arzobispo de Toledo.

Por todo lo que os hemos contado (que no es poco), San Braulio fue nombrado patrón de la Universidad de Zaragoza. Además, según cuenta la tradición, su tumba se encuentra bajo el altar mayor de la basílica del Pilar.

PINCHA AQUÍ PARA DESCUBRIR LOS 40 ILUSTRES DE ARAGÓN

Imagen principal e información extraídas de la web de 40 ilustres de Aragón

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.