Caspe: uno de los hitos más importantes de la historia de Aragón y varias joyas arquitectónicas que no te puedes perder - Enjoy Zaragoza
close

Caspe: uno de los hitos más importantes de la historia de Aragón y varias joyas arquitectónicas que no te puedes perder

Caspe

Cuenta con joyas arquitectónicas como la Colegiata de Santa María o el Castillo de Bailio

En su castillo tuvo lugar uno de los hitos más importantes de la historia de España y Aragón: el Compromiso de Caspe

Texto de Armando Cerra – Imágenes de Turismo de Aragón

¿Conocéis el Compromiso de Caspe? Seguro que muchos de nuestros seguidores han oído hablar de este episodio histórico. Pero tal vez otros no sepan qué es lo que ocurrió allí. Así que os lo vamos a contar y de paso os vamos a hablar de dos monumentos caspolinos estrechamente ligado al acontecimiento como son el Castillo de Bailio y la Colegiata de Santa María, dos joyas del patrimonio de Caspe.

Para conocer la importancia del Compromiso de Caspe hay que viajar virtualmente hasta comienzos del siglo XV. Por entonces el rey de Aragón era Martín I el Humano quien extendía sus dominios por tierras aragonesas obviamente, pero también por Valencia y por Cataluña, además de otras islas y territorios del Mediterráneo. Era un vasto dominio, pero en sus últimos años se dio cuenta que no iba a dejar heredero.

Con su primera esposa fallecida tuvo un hijo, pero también murió. Y aunque volvió a esposarse para tener descendencia, no lo consiguió. Al menos legalmente, ya que sí que tuvo hijos de relaciones extramatrimoniales. Si bien ninguno de ellos contaba en la sucesión al trono.

Se acercaba su muerte y el problema quedaba sin resolver. Aún así en sus últimos días, para no provocar altercados, luchas, ni escisiones, dejó claro a los hombres más destacados del reino que se tenían que comprometer a arreglar el problema de la sucesión en cuanto a derecho. Valorar a todos los pretendientes y analizar quién debía ser, por justicia, el nuevo rey.

De este modo Martín I el Humano falleció en 1410. Y fue entonces cuando se abrió un largo proceso de elección. Un periodo que no culminó hasta 2 años después, en 1412. Para entonces había hasta 6 pretendientes a portar la corona aragonesa. Todos ellos vinculados familiarmente con Martín el Humano, sobrinos, sobrino-nietos, primos más o menos cercanos, o más o menos lejanos. En definitiva todos con sus derechos y provenientes de todas las partes de la Corona e incluso de fuera de ella.

El caso es que al mismo tiempo que se presentaban todas esas candidaturas, había que elegir a quiénes decidirían el nombre del nuevo rey. De esta manera se acordó que hubiera hasta 9 compromisarios representando a los tres estados de la Corona.  Es decir, el Reino de Aragón, el de Valencia y los Condados Catalanes.

Juntos se reunieron a finales del invierno de 1412 en Caspe y ahí razonaron quién era el heredero más justo. Las discusiones y exposiciones se prolongaron durante semanas. Pero por fin en junio de 1412 se había llegado a un elegido. Y ese no era otro que Fernando de Antequera, un infante de Castilla y miembro de la dinastía Trastámara, pero que a su vez era hijo de la hermana menor de Martín el Humano. O sea que era su sobrino, además de nieto de Pedro IV de Aragón. El heredero más justo por consanguineidad y otros criterios objetivos.

Por eso es tan relevante el Compromiso de Caspe, porque fue una ocasión en la que los representantes de diversos territorios se reunieron para hablar y llegar a un acuerdo  basándose en criterios concretos. Olvidándose de los intereses de cada cual y buscando lo que en la época se consideraba justicia. El propósito era evitar rebeliones y altercados, algo que se consiguió. Además de que eso supuso el asiento de los Trastámara en la realeza aragonesa, una estirpe que tendría su exponente más recordado en Fernando II el Católico, nieto de Fernando de Antequera.

En fin. Esto es lo que ocurrió en el Compromiso de Caspe de 1412 y todavía se recuerda de muy diversas formas. Incluso con una interesante recreación en la ciudad caspolina llamada Fiestas del Compromiso. Unos festejos que deberíais apuntaros para el próximo mes de junio, ya que merece la pena asistir a la representación teatralizada de este episodio histórico.

Entre otras cosas porque la recreación tiene lugar en algunos de los mismos escenarios donde ocurrieron los hechos, tal y como lo cuentan las crónicas y diversos cuadros históricos. En especial, nos referimos a los dos grandes monumentos del patrimonio caspolino: el Castillo de Bailio donde permanecieron reunidos durante días los nueve compromisarios y la Colegiata donde se oficializaron solemnemente los acuerdos con varias ceremonias ante la multitud.

En cuanto al Castillo de Bailio, para comprobar su gran vinculación con este episodio clave en el pasado de Aragón, basta con decir que también se le conoce como Castillo del Compromiso. No obstante, la historia no ha sido completamente justa con él, y ha pasado por tiempos de abandono y también ha sufrido muchos cambios debido a diversas guerras. Aún así en la actualidad se mantiene parcialmente como un emblema del patrimonio de la capital de la Comarca Bajo Aragón-Caspe.

En cambio, la Colegiata de Santa María hoy en día está considerada como una de las mejores muestras del arte gótico en Aragón. Un templo que fue consagrado por el Papa Adriano VI en 1522 pero que había sido construido en centurias anteriores, en un estilo gótico muy puro. Algo que se ha acentuado tras una estupenda y concienzuda restauración.

¡Así que no os la perdáis en vuestra próxima escapada a Caspe!

EXPO CASPE

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.