Rubielos de Mora y Mora de Rubielos, o viceversa - Enjoy Zaragoza
close

Rubielos de Mora y Mora de Rubielos, o viceversa

Mora-de-Rubielos-5

Mora de Rubielos y Rubielos de Mora son dos de los mejores exponentes de las muchas joyas que nos aguardan en la provincia de Teruel. Dos pueblos hermosos, con un patrimonio en muy buen estado de conservación y ubicados en un entorno natural extraordinario.

Texto: Armando Cerra – Fotos: Turismo de Aragón

¿Por dónde empezar? ¿Por Rubielos de Mora? ¿Por Mora de Rubielos? Da igual. Por uno hay que comenzar. Pero que quede claro que en este caso el orden de los factores no altera el producto. En ambos lugares nos esperan unos cascos urbanos verdaderamente monumentales y dignos de un calmado paseo.

Así que iniciemos estas letras por Mora de Rubielos cuyo perfil ya es inconfundible desde lejos debido a la presencia del imponentes Castillo de los Fernández de Heredia, posiblemente la fortaleza más impresionante de toda la comarca de Gúdar-Javalambre (Teruel), de la cual ejerce como capital.

Mora de Rubielos

Los orígenes de esta fortaleza se remontan a finales del siglo XII, cuando la frontera entre los territorios musulmanes y cristianos rondaba este territorio serrano. Sin duda entonces tendría un aspecto más austero y mucho más militar. Sin embargo, muchas décadas después con la paz ya asentada, el castillo se iba a convertir en la señorial residencia de la poderosa familia Fernández de Heredia.

Hoy en día del lujoso palacio que crearon aquellos marqueses solo quedan los muros. Los cuales albergan un museo etnológico, así como hay un peculiar muestrario de armamento histórico. Y por supuesto cuando llega el calor, el castillo de Mora de Rubielos es el escenario perfecto para la programación del Festival Puerta del Mediterráneo.

De aquellos años belicosos del Medievo no solo nos ha llegado el castillo, también se puede ver todavía parte de la muralla, así como los portales que ella se abrieron. Son puertas que llevan el nombre del lugar hacia donde se orientan. O sea la Puerta de Cabra, la de Alcalá o la de Rubielos, todas ellas localidades vecinas de la comarca.

Mora de Rubielos

Pasando por cualquiera de ellas se tiene la sensación de traspasar el tiempo y la historia, ya que todo el núcleo histórico de Mora de Rubielos presenta un magnífico estado de conservación y los esfuerzos por restaurarlo y embellecerlo han sido constantes desde hace lustros. Por eso no es extraño que tenga la catalogación Conjunto Histórico Artístico.

Un conjunto plagado de casonas, fachadas históricas y fuentes. Recorriéndolas uno se encuentra con el rotundo volumen de la Casa Consistorial de una preciosa y austera arquitectura herreriana. Y un poco más arriba uno se topa con la antigua Colegiata de Santa María la Mayor.

Es una obra gótica de estilo levantino y de enormes dimensiones, más aún teniendo en cuenta el tamaño de Mora de Rubielos. Su nave en su sencillez es muy atractiva, al igual que no hay que perderse el claustro donde es fácil imaginarse a los monjes de antaño embebidos en sus oraciones.

Por cierto, si alguien le sabe a poco, puede darse un paseo entre las diversas ermitas de Mora de Rubielos. Puede ascender al Calvario, en las inmediaciones del Castillo y luego puede visitar las ermitas de San Miguel, de Loreto, la de San Roque y la de la Soledad.

Una vez visto todo eso hay que acercarse al pueblo vecino. Es decir, Rubielos de Mora que está solo a 12 kilómetros. El listón ya está muy alto, pero aquí no va a bajar, ya que Rubielos de Mora forma parte de la asociación de Pueblos más bonitos de España. O sea que la belleza y el deleite están garantizados.

Rubielos de Mora

Dentro de todo el conjunto es obligado hacer una larga parada en el Ayuntamiento de Rubielos de Mora. Monumentalidad en estado puro. Es una increíble construcción civil que mezcla los gustos del arte Gótico y del Renacimiento. Pero ojo no hay que conformarse con contemplar su fachada. Hay que descubrir su interior. 

En realidad el inmueble se construyó como mercado. De ahí la lonja interna y los almacenes donde se almacenaban las mercancías en la parte alta. Unas dependencias que ahora son las oficinas municipales. Y con el tiempo aquí se construyó una singular prisión, donde los detenidos quedaban a la vista y al escarnio público.

Al igual que en Mora, también en Rubielos hay una excolegiata. Y no solo esto, también está el antiguo convento de las Agustinas y el de los Carmelitas, este último transformado en Museo de José Gonzalvo, donde se muestran algunas de las esculturas de este artista nacido en 1929 en Rubielos de Mora.

Rubielos de mora: Lonja del Ayuntamiento

No es el único museo de arte contemporáneo en la población, también está el de Salvador Vitoria, también nacido en esa década en Rubielos de Mora. Pero que en este caso se decantó por la pintura, y hoy en día algunas de sus obras cuelga en lo que fue el antiguo hospital de Gracia.

Lo cierto es que ambos museos plasman la singular fusión entre historia y vanguardia que se siente durante un paseo por Rubielos de Mora, donde junto a palacetes solariegos con varios siglos de antigüedad también se descubren atractivas construcciones modernistas.

O sea que es un recorrido de lo más placentero, que además si se hace con niños se puede completar con una visita a la Región Ambarina integrada en el Territorio Dinópolis, uno de los referentes del turismo en Aragón del que tenemos pendientes un reportaje en profundidad.

 DESCUBRE AQUÍ LAS MEJORES ESCAPADAS POR LA PROVINCIA DE TERUEL

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.