Vermús navideños responsables, la guía definitiva para pasar con sobresaliente el dia 24  - Enjoy Zaragoza
close

Vermús navideños responsables, la guía definitiva para pasar con sobresaliente el dia 24 

Captura de pantalla 2020-12-23 a las 17.45.28

Artículo de LA TILDE BY YOLANDA GIL

En la intimidad, todos nos saltamos todas las medidas de seguridad e higiene en cuanto nos sentimos en confianza, solo los hosteleros se encargarán de que las cumplamos y salgamos de estas fiestas sin protagonizar la tercera ola.

Es incomodísimo y no te acostumbras, pero ahí vas tú por la calle con tu mascarilla, aunque no te cruces con nadie en todo el camino, por si aparece la Policía. Estás deseando llegar a un lugar cerrado para quitártela y respirar. En efecto, te la sacas en cuanto cruzas la puerta del sitio donde has quedado con tu familia o con tus amigos para hacer el vermú navideño, los justos que permite la ley, nada que reprochar.

Das los abrazos con la cara hacia el exterior para que no haya intercambio de virus, pones el codo y te sientas con una persona a cada lado y tres enfrente. Empieza a rular el vino y, con él, la alegría. Cada vez los rostros se acercan más, a cada trago sube más el tono y la euforia colectiva, ya el cuerpo pide abrazos, que hemos estado muy solos este año… y llega un punto en el que nadie controla y la pandemia queda totalmente relegada en el olvido porque ‘nosotros estamos todos sanos, se nos ve fenomenal, no vamos a contagiarnos a estas alturas, seguro que ya lo hemos pasado y tenemos anticuerpos o somos inmunes por gracia divina’… Y de ahí al ‘Asturias, patria querida’ solo quedan un par de cubatas en la sobremesa.

Pero no, estas fiestas, por llamarlas de alguna manera, no toca cantar ensalzando la amistad agarrándose de los hombros y alzando las copas. Estas Navidades son un poco menos Navidades, pero, si queremos celebrarlas, casi es mejor que lo hagamos fuera de casa, porque al menos los hosteleros sí que estarán pendientes de que cumplamos las medidas de seguridad e higiene que a muchos de nosotros se nos olvidan en cuanto nos sentimos en confianza.

Por eso te proponemos unos cuantos bares y restaurantes con vermús de Nochebuena y Nochevieja muy míticos, que, en esta situación tan especial, han limitado el aforo controlándolo bajo reserva. Y se van a empeñar en que salgamos todos sanos y salvos por bien que nos lo pasemos y nos evadamos del coronavirus.

El Mesón Martín se pone hasta la bandera (de España, nunca mejor dicho). Pero su propietario se ha propuesto que esta Navidad no haya avalanchas hacia la barra y va a poner el orden desde las mesas de la terraza hasta las del comedor interior. No seas tú el que sale a fumar con todo el grupo o se pone a abrazar a todos los demás comensales, por eufórico que estés de haber sobrevivido al 2020.

La Bocca: el restaurante es gigante, así que hay espacio para todos los que reserven o quepan por orden de entrada, no es necesario que te arrimes a los de la otra mesa ni que estéis todos pegados como sardinas en lata en la vuestra. La música te invitará a bailar, pero puedes hacerlo sobre tu propio eje.

En L’Albada se montan todos los años unos vermús divertidísimos con improvisaciones musicales e incluso bailoteo. Pietro tiene medidas las distancias de seguridad entre las mesas y la barra al dedillo, y ahí caben los que caben. Así que no te pongas a implorar en la puerta que te deje entrar porque tienes frío porque le pondrás en un compromiso. ¡Ya quisieran él y todos los hosteleros permitir entrar a toda la clientela y a mucha gente nueva!

Moonlight Este bar tan auténtico de cócteles y vermuts parece que ha diseñado en su Laboratorio la fórmula para ser responsable en esta fecha tan empática: reserva de mesas previas, uso de las mesas del exterior para que corra el aire y si te quedas con ganas, compra sus combinaciones para llevar para continuar ya bajo tu responsabilidad.

El Bula también funciona por reserva, pero si por casualidad entras a tomarte algo antes de la hora punta del vermú torero, haz el favor de no quedarte tres horas allí apalancado con un café o una caña, porque estás ocupando el espacio de una familia que podría estar consumiendo de verdad. Un poquito de consideración.

Marengo, que va a ampliar la zona del vermú a sus dos comedores y acogerá por reserva u orden de llegada, fue el pionero en organizar unos vermús musicales magníficos, de esos en los que nos hacíamos amigos todos de todas y podías llegar a bailar la conga por efecto del alcohol, ese gran desinhibidor. Como en estas fiestas hay que estar más inhibidos porque luego vamos a ir a cenar con nuestros familiares más cercanos, intenta moderar el consumo de alcohol contrastando con bebidas de menor graduación, alternando copa de vino o cava con vaso de agua y limitando los destilados más potentes. ¡Verás la Navidad desde otra perspectiva muy interesante!
Artículo de LA TILDE BY YOLANDA GIL

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.