Ocio en nuestros parques: disfruta de Zaragoza a ritmo de picnic - Enjoy Zaragoza
close

Ocio en nuestros parques: disfruta de Zaragoza a ritmo de picnic

mix tacos

Después de unos largos meses de confinamiento, una primavera cautiva da paso a los ansiados meses de verano en los que la calle se ha vuelto nuestro lugar de preferencia.

Cuando el sol se empieza a poner y las temperaturas dan un respiro, cualquiera de los maravillosos parques que tiñen de verde Zaragoza pueden convertirse en el escenario perfecto para celebrar un picnic.

Y es que ¿puede haber algo mejor que celebrar la ciudad, sentados en contacto con la naturaleza y en buena compañía?
Así que hazte con un kit de picnic, incluyendo guirnaldas solares y loción antimosquitos por si acaso y complétalo con nuestras propuestas más foodies vía take-away y delivery.,

1. El picnic es un plan diferente y divertido para el que la gran extensión verde de Parque Venecia nos parece the place to be.
Se trata de un lugar desconocido para la mayoría y que cuenta con un precioso entorno donde improvisar una merienda o una cena muy zen. Para que el plan sea redondo, os proponemos completarlo con un delivery recién salido de las cocinas de Uasabi, que te lleva el mejor sushi de la ciudad a dondequiera que estés.

Da igual que seas más de makis o de nigiris; de salmón o de atún, ¡estás de suerte! Con sus Sushi Parties de hasta 24 piezas hechas especialmente para tomarlo donde desees, lo más difícil será decidir quién se come la última pieza.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Uasabizaragoza (@uasabizaragoza) el


2. Si hay algo de lo que podemos presumir en Zaragoza, es de nuestra maravillosa Ribera del Ebro y sus vistas al río y a la Basílica del Pilar.

¿Cómo puede ser que los zaragozanos nunca nos cansemos de esta vista? Es indudable que este escenario está lleno de magia, pero si le añadimos un banquete al atardecer, la cosa mejora.

Para este destino, os proponemos hacer una paradita en el Mercado Central para cargar vuestras cestas de productos autóctonos. Embutidos de la región, no solo jamón, sino longanizas y embuchados, fuet de ternasco, quesos de la tierra y patés delicatesen también trabajados por productores locales. ¡Ah! y que no falte un buen vino denominación de origen. Cerquita en Casa Perdiguer, en la zona de San Pablo puedes deleitarte con toda la oferta de caldos aragoneses.

3. La zona del canal es algo menos conocida que la anterior, pero no por ello menos importante. En el Puente de la Fuente de los Incrédulos, encontrarás unos merenderos ideales para los que no les gusta sentarse en el suelo. Aquí, podrás disfrutar del fin de la jornada con sonidos al canal patrocinando tu momento de relax.

Para acompañar esta velada, un take-away de Distrito México nos parece la mejor opción. Unos refrescantes tacos al pastor y unas quesadillas típicas de la cocina azteca harán que la mejor parte de la estancia sea la cena. ¡Ah! No te olvides que en Distrito México la comida es tan importante como la bebida, ¡qué no falte el tequila ni las ganas de pasarlo padrísimo!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Distrito México (@distritomexicozgz) el


4. El Parque del Agua nos regala año a año grandes momentos. Aquí los niños tienen el papel de protagonistas y disfrutan como nadie de su maravilloso lago.

Desde navegar en sus patos-patinete o en sus piraguas, tirarse por las tirolinas y hasta jugar el golf.

Después de un día repleto de actividades, no hay nada como un delivery recién salido del horno de 22.2 Gradi, que hará las delicias de todo amante de la cocina italiana. Transportarse a Italia por unas horas será pan comido después de degustar la mejor pizza de Zaragoza hecha con productos de temporada.

Y como el postre nunca puede faltar en la península Apenina, ¡una panna cotta para terminar, per favore!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de 22.2 Gradi Pizza Al Taglio ✂️ (@22.2gradi) el


5. El Parque Grande, por descontado, también tiene jardines de sobra para tirarse a la bartola con un mantel de cuadros, la cestita, las copas y un buen vino blanco o cava fresquito, llevando la comida casera o, si os da pereza cocinar, siempre podéis encargarla en La Tradicional. Para llevar o que te la lleven, unas alitas deshuesadas y una degustación de burritos serán una opción ganadora para nuestro picnic.

6. El Parque Bruil está repleto de sitios donde celebrar un buen picnic. Las proximidades al río Huerva, que cruza el parque y lo divide en dos, se convierte el escondite favorito de familias para disfrutar de una velada. Conviértelo en un planazo de sábado combinado con unas maravillosas empanadillas argentinas de Alma Criolla que te harán viajar lejos a través del paladar.

Como ves, los aires campestres de este banquete nos hacen soñar y alejarnos de la gran ciudad por unas horas. Todo esto, junto con una buena sesión de risas, música y comida de chuparse los dedos, puede suponer la sensación del verano 2020, ¿te apuntas?

ARTÍCULO DE DIARIO DE UNA RRPP

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.