close

El flechazo que dio lugar al edificio más bonito de Zaragoza

palacio larrinaga 133.tif

Zaragoza cuenta con uno de los edificios modernistas más bellos de España, el Palacio de Larrinaga, pero su historia, aunque con final trucando, es casi tan bonita (o más) que el propio palacio. Os la contamos.

Tenemos que remontarnos a la Zaragoza de finales del s.XIX cuando Miguel Larrinaga, un importante empresario naviero vasco, y Asunción Clavero, una joven de Albalate del Arzobispo, pequeño pueblo de la provincia de Teruel a solo 80km de Zaragoza, se conocieron tras un oficio religioso en la Basílica del Pilar .

Ese flechazo les hizo inseparables y la relación se formalizó en una boda que tuvo lugar en 1897 en la ciudad inglesa de Liverpool, donde la pareja residía, ya que era la sede de la naviera de Larrinaga, y donde nacieron sus tres hijos.

Pensando en su futuro retiro en Zaragoza junto a su esposa, a comienzos del s.XX Miguel contrató al conocido arquitecto turiasonense Felix Navarro, autor del Mercado Central y Monumento al Justicia (entre muchas otras obras conocidas), para construir un precioso palacio modernista como futura residencia conyugal cuando llegara su jubilación.

matrimonio larrinaga
Foto: Archivo Larrinaga

Situado en la calle de Miguel Servet, muy cerca de la actual Facultad de Veterinaria, fue construido en 1902 en piedra, ladrillo y cerámicas, en un solar de nada más y nada menos que 107.000 metros, y decorado con motivos navieros y marítimos en alusión a la profesión de Larrinaga.

El palacio se iba a llamar Villa Asunción, en honor a su mujer, y está orientado hacia la localidad natal de Asunción.

Miguel quería recompensarla tras tantos años viviendo en Inglaterra.

Esta historia que no podía ser más bonita, lamentablemente no tuvo un final feliz, el palacio jamás llegó a ser habitado, ya que Asunción falleció a los 65 años, en 1939, antes de poder disfrutarlo.

Miguel vendió el edificio y los muebles que lo decoraban y falleció 10 años más tarde. Ambos están enterrados juntos en el cementerio de Liverpool.

Décadas más tarde tras haber pertenecido a una empresa de ascensores y al colegio de los Marianistas, al no poder ser mantenido, Ibercaja lo recuperó, fue restaurado por los arquitectos Luis Franco y Mariano Pemán,  y actualmente es la sede del Patronato Cultural de Ibercaja y acoge el Centro de Documentación de Ibercaja Zaragoza, así como varias bibliotecas adquiridas por la entidad.

Y lo más importante, se puede visitar.

Fuente consultada: blog.zaragozaturismo.es

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.