close

Inteligencia emocional para el día a día: La paciencia, ese regalo que todos necesitamos

paciencia 1
Autora: Estela Millán

Vivimos inmersos en una sociedad que vive acelerada, no solo por lo que se ve si no sobre todo por lo que no se ve, es decir, lo interno.

Cada uno de nosotros lleva la inmediatez en todo su ser, todo tiene que ser ya, y si no es ya, apenas me sirve o me enfada o creo que no es para mí y entonces no doy lugar a que la vida me lleve, yendo contracorriente tanto emocional, como física y laboralmente.

Todo tiene que ser ya, lo que hace que nuestro sistema nervioso se altere y estemos metidos en una vorágine (inconsciente) de aceleramiento interno.

El hecho de estar conectados virtualmente con el mundo hace que estemos desconectados de lo que realmente tenemos alrededor, la vida, la gente, nuestra gente, nuestro entorno.

Es necesario que veamos esto como un objetivo a corto plazo. Bajar el ritmo interno, para poder bajarlo en todo lo que hacemos. Y todo esto me lleva de la mano al tema que hoy nos ocupa, la paciencia.

La vida nos pone a prueba todos los días, y cada día cometemos errores, algunos se notan, otros no tanto.

Solemos ser poco pacientes con los errores de los demás, como si nosotros fuéramos perfectos.

Todos nos equivocamos, pero se nos olvida. Es más fácil ver el fallo en el otro, mirarnos a nosotros mismos cuesta, lo sé, pero es necesario.

La paciencia es fiel amiga de la tolerancia, ambas de la mano son capaces de aquietar las aguas más turbulentas de nuestra mente.
Cada vez que tienes un conflicto con alguien, deberías observar dónde nace ese conflicto, porque a veces simplemente es un mal entendido, un gesto inoportuno, algo muy sencillo de identificar de verdad, pero que como vamos a una velocidad mayor de la permitida, no nos damos ni cuenta.

Si nos damos cuenta es cuando ya ha pasado,  y nos pegamos la vida en ese vaivén emocional y constante. A veces pido perdón, otras el orgullo no me lo permite.

paciencia 2

Es muy importante aprender a esperar el momento oportuno para hacer las cosas desde la calma en vez de la impulsividad.

El mundo emocional es tremendamente complejo, al mismo tiempo cuando se lo observa es simple. Esto supone asumir una parte de responsabilidad de cómo son las relaciones sobre todo con las personas que nos importan. Aquí tenemos el aprendizaje necesario, las oportunidades suficientes para ser mejor persona cada día.

El orgullo a veces se adueña del momento y entonces es más importante tener razón que estar tranquil@.

Un día prefieres la tranquilidad, y comienzas  a tratarte a ti con más delicadeza y así puedes hacer lo mismo con los demás.

Para tener más paciencia deberías comenzar por 5 pasos fundamentales:

  • Soltar la necesidad de tener razón en todo, a veces la tenemos, otras no.
  • Dejar que los demás tengan su punto de vista, aunque sea diferente al nuestro.
  • Baja el ritmo, te aseguro que harás más cosas y mejor hechas.
  • Para un instante en el día, regálate unos minutos de quietud.
  • Observa tu mundo emocional y descubre qué te molesta tanto en el día a día.

Tener paciencia es marcar una diferencia en nuestras relaciones personales, y sabes, te ayuda a vivir en paz contigo mismo.

Autora: Estela Millán

¡SÍGUENOS EN INSTAGRAM @ENJOYZARAGOZA!

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.