Ruta de las iglesias del Serrablo: pequeñas iglesias románicas milenarias situadas en enclaves mágicos del Pirineo - Enjoy Zaragoza
close

Ruta de las iglesias del Serrablo: pequeñas iglesias románicas milenarias situadas en enclaves mágicos del Pirineo

Ruta-Iglesias-del-Serrablo-2

Localizadas en pequeños pueblos del entorno del Valle de Tena, las iglesias de la ruta del Serrablo son de visita obligada en el Pirineo

Construidas en la cuenca alta del río Gállego (comarca del Alto Gállego, en la provincia de Huesca, Aragón), generalmente en la margen izquierda, entre los siglos X y XI, las iglesias de la ruta del Serrablo cuentan con las peculiaridades artísticas propias del románico lombardo: tamaño pequeño, una sola nave con ábside, sencillez decorativa del exterior y esbeltas torres-campanario. Además, tienen como principal encanto su bellísima localización en pequeños pueblos del entorno del Valle de Tena.

AQUÍ TODO NUESTRO CONTENIDO SOBRE QUÉ VER EN EL PIRINEO



Las iglesias de la ruta del Serrablo son las siguientes:

1. San Martín de Arto

La Iglesia de San Martín de Arto se trata de un edificio de finales del siglo XI que sigue la tradición constructiva lombarda. Cuenta con una nave única con capillas laterales entre los contrafuertes, cabecera de sección semicircular precedida de presbiterio y con una torre y pórtico.

La iglesia que encontramos hoy en día es el resultado de varias transformaciones ya que en origen tuvo dos naves y doble cabecera absidial, ampliándose en los siglos XVI-XVII con las capillas, el pórtico y levantando la torre en el emplazamiento del primitivo ábside sur.

2. San Juan de Busa

Esta iglesia es uno de los ejemplos del llamado “círculo larredense” dentro de la ruta de las Iglesias del Serrablo. La iglesia de San Juan de Busa es la más pequeña del grupo. Cuenta con  una nave rectangular cubierta con techumbre de maderael presbiterio está atrofiado y su ábside tiene forma peraltada.

La iglesia de San Juan de Busa se considera una obra inacabada, ya que la bóveda del ábside está sin terminar y carece de torre-campanario.

3. San Bartolomé de Gavín

La iglesia o ermita de San Bartolomé de Gavín consta de nave única y testero recto con una torre-campanario adosada al costado meridional. Esta torre, junto a un fragmento del muro sur, son los únicos elementos de la iglesia original que han llegado hasta nuestros días.

La parte alta y bajo el tejado está recorrida por un friso de baquetones entre cordones paralelos, motivo habitual de la arquitectura “círculo larredense”. El acceso a la torre se realiza desde la nave a través de una puerta con jambas en talud y en arco de medio punto ligeramente peraltado.

4. Santa María de Isún de Basa

El edificio de nave única con presbiterio atrofiado y ábside semicircular peraltado fue construido en sillarejo en el ábside, sillares de mayor tamaño en la nave y mampostería con sillares en las esquinas en la torre.

La iglesia se levantó en dos fases: la primera corresponde al ábside (finales del siglo XI) y la segunda fase corresponde a la nave del siglo XII que fue construida siguiendo el estilo románico jaqués. La nave se cubre con techumbre de madera y el ábside mediante bóveda de horno reconstruida tras perderse la original durante la Guerra Civil. La entrada se realiza por el muro sur, bajo arco de medio punto junto al que hay unos ajedrezados jaqueses.



5. Iglesia de Javierrelatre

La Iglesia de Javierrelatre cuenta con una única nave orientada al este. Debido a un incendio en el siglo XVIII, la iglesia sufrió varias transformaciones. La cabecera pasó a quedar a los pies de la iglesia en función de coro y baptisterio. En el extremo oeste se construyó una nueva cabecera a base de crucero y ábside. Además, sobre el crucero se levantó un cimborrio octagonal alzado a partir de pechinas y en la parte suroeste de la planta de cruz, una torre.

6. San Pedro de Lárrede

La iglesia San Pedro de Lárrede se levantó en sillarejo de piezas de tamaño mediano y regular. Su planta es de cruz latina, (característica que la hace diferente al resto de iglesias del Serrablo) cuenta con presbiterio atrofiado y ábside semicircular peraltado. La nave única consta de cinco tramos. La nave se cubre con bóveda de medio cañón al igual que las estancias laterales, mientras que el ábside lo hace mediante bóveda de horno. Fue la única iglesia del Gállego que se cubrió con bóveda de piedra.

Sobre la estancia del lado norte se levanta la torre, influenciada en su construcción por los minaretes árabes. Al exterior se cubre con tejaroz de losa a cuatro vertientes.

MUNICIPIO: Sabiñánigo.

7. San Pedro de Lasieso

La iglesia de San Pedro de Lasieso fue construida hacia 1080 a raíz de la fundación, por el Conde Sancho Ramírez, de la abadía agustiniana de San Pedro en Lasieso. En realidad se trata de dos iglesias realizadas en sillarejo y yuxtapuestas, ambas de una sola nave y terminadas en ábside semicircular. Al exterior, el ábside meridional presenta muros lisos, mientras que el del lado norte está decorado con un friso de baquetones entre dos molduras.

MUNICIPIO: Sabiñánigo.

8. San Miguel de Latre

Se trata de una iglesia románica de una sola nave del siglo XII, de la que se conserva la cabecera (ábside y presbiterio). Como ocurre a varias iglesias del Serrablo, la nave, el porche y la torre corresponden a otra época posterior.

MUNICIPIO: Caldearenas.

9. San Martín de Oliván

La iglesia de San Martín de Oliván es una iglesia construida en sillar de tamaño mediano que responde a dos fases constructivas. En XVI sufrió una ampliación durante la cual se derriba el muro meridional para abrir un gran arco que comunica con la nueva nave, cerrada con testero recto. La construcción original (siglo XI), constaba de nave única, doble presbiterio atrofiado, ábside semicircular peraltado y torre adosada al muro norte.

Como en todas las iglesias del valle del Gállego, el elemento más destacado es la decoración exterior del ábside. Sobre un basamento liso, hay dos lesenas mediales y dos a los lados que soportan siete arcos ciegos de medio punto. Apoyado en los arcos ciegos, una moldura en bocel que sirve de base al friso de baquetones.

MUNICIPIO: Biescas.

10. San Martín de Ordovés

Sobre un alto se eleva la pequeña iglesia parroquial dedicada a San Martín de Ordovés. El edificio construido entre mediados del siglo X y mediados del siglo XI, se sitúa al margen izquierda del río Gallego.

En su interior consta de una nave cubierta con techumbre de madera y un ábside semicircular peraltado, cubierto con bóveda de horno. Al lado norte cuenta con una torre campanario de planta cuadrada, adosada en época posterior y  construida en mampostería, junto a la que se abre la sencilla puerta abierta en arco de medio punto dovelado. Los muros de la nave se decoraron con frescos del siglo XIV, cuyos restos han sido trasladados al Museo Diocesano de Jaca y al Palacio Episcopal de esta misma ciudad.

MUNICIPIO: Sabiñánigo.



11. San Miguel de Orna

Construida a finales del XI, la Iglesia de San Miguel de Orna es una mezcla de estilos lombardo y jaqués. La torre se construyó a los pies de la iglesia más tarde, y aparentemente parece más una torre defensiva que religiosa. En la planta baja, se siatua el coro, y las columnas adosabas del ábside son tan exentas que se ve la luz entre ellas.

MUNICIPIO: Sabiñánigo.

12. Santa Eulalia de Orós Bajo

La iglesia de Santa Eulalia de Orós Bajo  se construido a finales del siglo XI en piedra sillar de tamaño mediano colocado a soga y tizón. Se trata del ejemplar más sofisticado del grupo serrablés. Consta de nave única, presbiterio atrofiado, ábside semicircular y torre y sacristía adosadas al costado norte de la nave.

Al exterior, en el muro meridional se abre una sencilla portada de medio punto cobijada por un atrio de mampostería que fue añadido en época moderna y que es habitual en las iglesias altoaragonesas.

La ausencia del friso de baquetones bajo el tejado, elemento típico de las iglesias del Serrablo, hace pensar que se trata de una construcción tardía dentro de este grupo.

MUNICIPIO: Biescas.

13. San Juan de Orús

La nave de la iglesia de San Juan de Orús se cubre con armadura de madera en parhilera, el presbiterio con bóveda de cañón que arranca de imposta, al igual que la bóveda de horno del ábside. En el centro del ábside se abre una ventana en arco de medio punto doblado protegida por un trasdós con ajedrezado. El arco interior apea sobre columnas de fuste cilíndrico con capiteles, cuya decoración figurada se encuentra muy erosionada. Canetes de piedra, algunos labrados con rostros, sostienen un alero voladizo que recorre la zona del ábside y del presbiterio. El hemiciclo absidial se decoró con pinturas murales que narraban la historia de San Juan Bautista y que actualmente han sido arrancadas y trasladadas al Museo Diocesano de Jaca.

MUNICIPIO: Yebra de Basa.

14. San Andrés de Satué

Está ubicada en una villa que perteneció al monasterio de San Juan de la Peña, y destaca el ábside de planta semicircular peraltada, que se une a la nave única mediante dos destacados contrafuertes exteriores.

Se ha vinculado a San Pedro de Lárrede debido a su perfección formal. Actualmente se encuentra muy modificada ya que fue destruida durante la Guerra Civil y reconstruida posteriormente alterando sus formas originales. La torre se levantó en época moderna.

MUNICIPIO: Sabiñánigo.

15. Santa Eulalia de Susín

Actualmente se conserva de la iglesia original el ábside, a los pies del templo actual, el presbiterio y unos lienzos de los muros norte y sur. En origen, debió constar de nave única, presbiterio atrofiado y ábside semicircular, pero en el siglo XVIII la nave fue sustituida por otra más amplia, y se cambió su orientación.

En 1966 aparecieron en el antiguo ábside dos fragmentos de pinturas murales que en la actualidad se encuentran en el Museo Diocesano de Jaca. Uno de ellos representa dos figuras masculinas en pie que pudieron haber formado parte de un calvario y que son conocidos como los “llorantes” de Susín. El otro muestra la parte izquierda de una figura de pie y un fragmento de una inscripción ilegible. Actualmente se atribuyen a un pintor local arcaizante y se datan en el primer cuarto del siglo XII.

MUNICIPIO: Biescas.

Si deseas realizar la ruta de las iglesias del Serrablo, debes saber que cuenta con una app disponible para dispositivos móviles con información pormenorizada, accesible y multilingüe de cada una de las 19 Iglesias.

La aplicación permite a quienes recorran las iglesias del Serrablo contar con un asistente virtual que los orientará en su recorrido mediante geoposicionamiento, ofreciéndoles información sobre la ruta en general y sobre cada una de las edificaciones.

Conocer las iglesias de Serrablo es una ruta indispensable si estas pensando en una escapada por la provincia de Huesca, una escapada por Aragón o en una escapada de día desde Zaragoza.
Más información sobre las Iglesias del Serrablo aquí

INFO Y FOTOGRAFÍAS: TURISMO DE ARAGÓN

ENCUENTRA MÁS MARAVILLAS QUE VER EN ARAGÓN AQUÍ

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.