close

La creatividad también se come en Zaragoza (a base de tapas)

gratal

Artículo escrito por EGI/YG

La creatividad también se come en pequeños bocados de arte efímero.

Los bares participantes en el Concurso de Tapas de Zaragoza han hecho un alarde artístico que va mucho más allá de la comida per se.

El Concurso de Tapas de Zaragoza se va superando año tras año, no sólo por las combinaciones de ingredientes tan curiosas que hacen los cocineros concursantes, sino por las formas que les dan, que las convierten en verdaderas piezas de arte efímero. Te puedes comer su creatividad, literalmente.

Para hacerse una idea, basta ver en Instagram las fotografías del hashtag #concursotapaszaragoza, que optarán al premio a la mejor foto del concurso paralelo al certamen gastronómico y formarán parte de la exposición posterior organizada por Miguel Ángel Vicente con otros fotógrafos profesionales.

la bocca

Así es como pasarán a la posteridad tapas tan creativas como la Coca Cola del Gratal, en Ejea; la Faraona tendida con pinzas, en el bar Avenida; el preciosísimo Jardín de las Delicias con su maceta y su regadera, de La Bocca; El pájaro que vuela de la Clandestina…

Pero es que en los 10 días que ha durado el Concurso de Tapas, solo la web del concurso ha contabilizado más de 58000 vistas más que en 2017 y los amantes de la gastonomía en miniatura han podido comerse un helado de palo tipo Magnum pero en salado, en el Flash Alagón Gastro bar; o un roscón de esturión y placton en su propia caja en pleno noviembre, en El Escondite; un mochi de postre japonés que no era un postre, claro, en Casa Juanico… Y hasta un paquete certificado en el Lorigan Pub de Morata de Jalón.

lorigan

 

La Ternasca ha deconstruido su croqueta de Jagermeister, así como el Envero ha reducido su nido a nidín con los dos huevos a punto de salirle los pollitos. El J3 ha metido el ternasco en una lata con cuscús y El Plata ha puesto una bailarina de su Cabaret Ibérico encima de un tartar como si fuera un joyero.

Los trampantojos han sido de lo más divertido, especialmente el de churros con chocolate del Basho Café, que en realidad eran buñuelos de bacalao con alioli de ajo negro y tinta de calamar. Pero no se quedó corto el Conejo de monte que parecía brócoli del Bocachica.

basho

Además, dos grandes restaurantes han abierto sus puertas en pleno Concurso de Tapas, incorporándose a él inmediatamente. Por un lado, el Irreverente, el restaurante del Hotel Don Yo, presentó un brioche con chipirón relleno de manitas de cerdo. Y por el otro, Alejandro Viñal, ganador de la anterior edición del certamen y del I Concurso de la Ensaladilla de Zaragoza, ha metido el mar en una oblea con sabor a Latinoamérica. Y los ganadores del Concurso Nacional de Pinchos y Tapas Ciudad de Valladolid en este caso han optado por un bollito de ternasco aliñado con la habitual mezcla de sabores de los hermanos Carcas.

plata

El día 27 de noviembre, 15 finalistas se verán las caras en la gran final del concurso organizado por la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza ciudad y provincia, en los que se conocerán La mejor tapa de Zaragoza, los mejores de las tres categorías (original, aragonesa y mediterránea) y la elegida a través de voto popular.

Artículo escrito por EGI/YG

nola

Leave a Response

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Encuentra aquí tu hotel en Zaragoza, Aragón, Pirineo...