Beceite: qué ver y qué hacer - Enjoy Zaragoza
close

Visitamos Beceite, el pueblo de España con más piscinas naturales

Beceite

Te contamos todo lo que debes saber para tu visita a Beceite, un lugar del Matarraña para visitar con el sofocante calor del verano por sus piscinas naturales

Texto de Armando Cerra

Ya han llegado los calores del verano, así que a todos nos apetece escaparnos a lugares donde el agua nos refresque. Y en ese sentido, sin salir de Aragón, un auténtico clásico es una excursión a Beceite. No solo por descubrir el famoso recorrido del Parrizal, donde por cierto no es posible bañarse, sino por maravillarnos con lo mucho que tiene que ofrecer este rincón de la Comarca del Matarraña. ¿Lo conoces? Ahora te hablamos más en profundidad de esta localidad y su entorno.

Para llegar hasta allí antes habréis de pasar por Valderrobres, otra maravilla de la comarca, pero seguid por la carretera A-2412 hasta volver a cruzar el río Matarraña justo antes de llegar al núcleo urbano de Beceite. Una vez cruzado el río y visto el puente histórico que todavía une sus orillas, no dudéis en aparcar el coche en el primer parking y preparos para dar una vuelta por la localidad.

Ahí os esperan lugares muy atractivos como la plaza de San Bartolomé, dominada por la iglesia del mismo y también por la vieja Casa Consistorial con la típica lonja gótica que poseen tantos pueblos de la provincia de Teruel, sean de la Comarca del Matarraña o de la zona del Maestrazgo.

Seguid el paseo y descubrid los diversos portales que cerraban la población, como el Portal del Rosario o el de San Gregorio. Así como acercaros a El Palau, que fue un antiguo palacio del arzobispo de Zaragoza que ahora es un centro cultural. Y, ¿cómo llegó el arzobispo de Zaragoza tan lejos? Pues porque Beceite antaño tenía una industria muy prestigio y el cabildo zaragozano tenía intereses aquí. 

Esa industria era la fabricación de papel. En Beceite hubo diversos molinos especializados en producirlo y hacerlo de calidad suprema. Os daremos varios ejemplos para que os hagáis idea. De aquí salía la base de las barajas de Heraclio Fournier, o se fabricaba papel moneda para el Estado e incluso nuestro paisano Francisco de Goya usaba el papel de Beceite para realizar sus grabados.

En la actualidad ya solo queda el recuerdo de aquello y alguna que otra de esas fábricas reconvertida y adaptada a nuevos usos turísticos. Una es el Molino Papelero Antigua Fábrica Noguera que durante unos cuantos años ha sido una activa sala de exposiciones de arte. Y otra es la Fábrica de Solfa, un fabuloso restaurante con vistas al río y también alojamiento para los afortunados que pasan varios días en el pueblo.

Y lo cierto es que merece la pena pasar una noche (o más) en Beceite. Si optáis por esa opción no os olvidéis las botas de montaña, porque hay unos paseos y rutas senderistas maravillosas por el entorno. Uno de esos recorridos es el que lleva a las Rocas del Masmut, cuya verticalidad y el tono rojo de su roquedo os dejara impactados. Además que nadie se extrañe si se cruza con una manada de cabras montesas, habitantes habituales en los Puertos de Beceite. Y ya que hablamos de los Puertos, también podéis acercaros hasta los restos del Fuerte del Cabrera y recordar la historia de las guerras carlistas en esta zona de Teruel.

DÓNDE DORMIR EN BECEITE:

Parrizal de Beceite

Pero si no os podéis dejar en casa las botas para caminar por el monte, tampoco hay que olvidarse la crema solar y el traje de baño. Sobre todo si aprieta el calor, ya que os resultará imposible no daros un chapuzón en las piscinas naturales de la Pesquera, situadas a un paso del casco urbano. Aunque si lo preferís podéis id a daros una vuelta por las orillas del embalse de Pena.

Y desde luego no hay que perderse el paseo por el Parrizal. Ojo, no está permitido el baño. Si todo el mundo que va hasta allí se bañara, quedaría destrozado. Y otra cuestión importante, ahora que se acerca la temporada alta, es necesario reservar la visita, ya que solo se permite la entrada de un número limitado de personas al día. Así que sed previsores. Sería una lástima que os perdierais este recorrido tan precioso, donde la naturaleza, el agua, la meteorología y el paso de los milenios han esculpido una excepcional obra de arte al aire libre. ¡Llevad la batería del móvil bien cargada porque haréis un montón de fotos de este lugar tan especial!

Orígenes e historia

Para comprender la historia de Beceite, debemos acudir a los orígenes de este pueblo perteneciente a la comarca del Matarraña. Se trata de un poblado muy antiguo, ya que existe constancia de pinturas rupestres que datan del 3.500 a.C.. De la edad de Bronce tardía hasta la época ibérica, también se han encontrado yacimientos en Beceite, lo que significa que ya por esa época existía un asentamiento humano en la localidad.

Lo mismo ocurre con la época romana, ya que todavía se conservan dos tramos de la calzada que unía Tortosa con Zaragoza. Eso sí, el origen de la palabra Beceite es árabe (Beit Zeid), por lo que estos también dejaron su huella en el municipio turolense. Al igual que ocurre en otros rincones como Orihuela del Tremedal, las diferentes guerras que ocurrieron a partir del siglo XVIII también hicieron mella en Beceite.

Y es que la Guerra de Sucesión Española provocó su incendio para su toma; un hecho similar al de la Guerra de la Independencia donde los franceses sitiaron, saquearon e incendiaron la población. Eso sí, su papel como lugar estratégico lo desarrolló durante las Guerras Carlistas, ya que fue lugar indispensable para el control de los Puertos y de las principales plazas dominadas por los carlistas.

Ayuntamiento de Beceite

También te puede interesar: